24 de mayo de 2009

Al cumplirse 25 años de graduación de maestras

 en el Manuela Cañizares 1963- 1988.

 

Partieron las golondrinas

de su nido de esperanza,

crecieron los madrigales

en cada rincón del alma,

abrieron sus alas blancas

al horizonte escarlata

y volaron los encantos

con la brisa de la tarde.

 

-¡No volverán!- ¿Quién lo dijo?

¿Quién habló de no esperarlas?

están aquí, regresaron,

con la misma ingenua gracia,

a compartir inquietudes

en la cita que anhelaron;

penas del alma volcando,

penas del alma riendo,

peas de amor suspirando,

penas de amor sonriendo.

 

Se fueron con el presagio

de notas, cantos y arpegios,

amando lo que se queda,

ansiando vivir viviendo;

fueron al alba, a la aurora,

a la noche, al infinito,

más de cien aves canoras

de paz a los cuatro vientos,

llevando en sus ilusiones

plegarias y sentimientos,

pidiendo guardar sus pasos

al sanedrín del recuerdo;

queriendo dar a su vida

cada arruga de su tiempo...

veintiocho años sintiendo

platear sus sienes por dentro.

 

¡No volverán! quien lo dijo,

pensó en las aves viajeras,

mas no en las niñas sinceras

que en el colegio aprendieron

a vivir con alegría

sus doradas primaveras;

de rama en rama se fueron

creciendo nidos , creciendo...

Muchas veces sollozaron,

otras tantas sonrieron,

caminos duros cruzaron

pero más fuertes se irguieron,

abriendo sus pensamientos

en veranos de silencio;

cantando sus soledades

cada minuto de invierno,

pero trazando armonías

en los caminos de un pueblo.

 

¿Quién se quedó en el recodo?

¿Quién no ha llegado al encuentro?

dos golondrinas cantoras,

dos banderas, dos estrellas

que dormitan en al bruma,

¡No volverán! ellas, ¡nunca!

porque emprendieron el vuelo

del que jamás se retorna,

pero que gozan del cielo,

Allí se unieron sus trinos

para cantar al Eterno,

allí posaron sus alas

impregnadas de silencio...

¿Sus nidos? ya se colgaron

en las ventanas del tiempo.

¡No volverán! es muy cierto

pero está aquí su recuerdo.

 

Haced hoy un recorrido

sin rubor ni compromiso,

mentirillas inocentes

envueltas en picardía,

risas por todo y por nada,

horas tristes y horas gratas,

señas, guiños, papelitos,

la lección nunca aprendida...

No había otros recursos,

ni medios, ni alternativas,

los silbos, la cita breve,

la moda, la golosina...

pero aprendieron a darle

un sentimiento de vida,

amor por las cosas bellas

que encuentran de día en día,

amor por la paz del mundo

y la niñez oprimida.

 

Las aves se han reunido;

no se irán sin el abrazo

que las ligó para siempre

hace veinticinco inviernos;

no se irán sin la promesa

de volver al nido amado

donde abrigaron sus almas

y prometieron regresos.

¡Qué importa el sol, la tormenta,

el plumaje y la distancia!

si han de hallar en la mirada

de golondrinas maestras,

el orgullo, la alegría

de haber formado bandadas

de libertad y justicia,

de verdad y sentimiento;

posando de rama en rama,

cantando de puerto en puerto;

pernas del alma volcando,

penas del alma riendo,

penas de amor suspirando,

penas de amor sonriendo.


Publicado por dignamada @ 10:31 AM
Comentarios (2)  | Enviar
Comentarios
Publicado por Invitado
08 de agosto de 2009 | 10:49 PM
es horrible y sin sentido esa poesia y la cara de la vieja que sale ahi tambien buuu
Publicado por Invitado
08 de agosto de 2009 | 10:51 PM
las poesias de esta pagina son horibles y sin sentidos al igual que esa cara de la vieja que sale hay parece una nalga arrugada