24 de mayo de 2009

Con el aura de Dios en la frente

avancemos sin miedo al futuro,

recojamos el fruto maduro

que el Verbo hecho carne hizo luz

 

En el surco del alma sembremos

la semilla de paz creadora,

que florezca el fulgor de la aurora

con esfuerzo de amor y virtud.

 

Y mañana, cuando haya crecido

en la gracia de Dios nuestra vida,

estará para siempre encendida

la palabra inmortal de Jesús.

 

Gracias padre por darnos la escuela

que el estudio consciente procura

y descubre en la ciencia y cultura

testimonios de tu creación.

 

El trabajo es el pan cotidiano

el deber y justicia tu herencia

y en la patria regamos la esencia

de tu amor entregado en la cruz.


Publicado por Desconocido @ 8:01 AM
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios